La pupila insomne

Realmente pensé que el recién electo presidente de los Estados Unidos, el republicano Donald Trump, como hombre de negocios que  es, acostumbrado a tomar decisiones sobre la base de los costos y los beneficios, tendría posiciones más juiciosas y pragmáticas en la política hacia Cuba luego de terminada la porfía por la Casa Blanca. Existían antecedentes que mostraban su interés en el mercado cubano y, al mismo tiempo, no podía guiarme por sus declaraciones en la campaña pues estás fueron muy erráticas, además del hecho de que sabemos la distancia que existe entre el discurso que se emplea durante la campaña electoral en los Estados Unidos y lo que sucede después. Es cierto que Trump aun no ha asumido como presidente, pero sus declaraciones ya tienen otra connotación y efecto, y deben comenzar a tomarse más en serio. Trump no podía haber mandado una señal más negativa a Cuba, su…

Ver la entrada original 1.180 palabras más

Anuncios