Etiquetas

,


El pueblo santiaguero, en representación de toda Cuba, rindió homenaje hoy a los jóvenes revolucionarios de la lucha clandestina Josué País, Floro Vistel y Salvador Pascual, quienes un 30 de junio de 1957 resultaron asesinados en plena calle de la ciudad de Santiago de Cuba por la dictadura del régimen de Fulgencio Batista.

Una velada política-cultural, presidida por los miembros del Comité Central Lázaro Expósito Canto y Beatriz Jhonson, primer secretario del Partido y vicepresidenta del Poder Popular en la provincia, respectivamente, rememoró entre danzas, poemas y canciones revolucionarios a los tres combatientes del Movimiento 26 de Julio caídos en esa desigual encuentro, cuando aún estaban por disfrutar la juventud, la fiesta y el amor.

En esa oportunidad fueron los sicarios de la dictadura guiados por Rolando Masferrer, quienes llevaron a cabo el horrendo crimen en la intersección del paseo José Martí y la calle Crombet. Allí, en ese sitio sagrado de la Patria fue colocada una ofrenda floral en nombre del pueblo cubano por pioneros y familiares de los mártires caídos en esa acción.

Nuevamente se escuchó la poesía “A mi hermano”, cargada de amor y sentimientos a su niño querido, escrita por Frank País, jefe del acción y sabotaje del M-26-7, a su amado Josué quien apenas cumpliría los 20 años de edad. De igual manera, se levantaron las infantiles voces de los integrantes del proyecto Príncipe Enano y la declamadora Teresa García Tintoré, así como el canto revolucionario interpretado por el dúo Estocada.

Entre los participantes en la actividad se encontraban además, integrantes de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, dirigentes de las organizaciones de masas, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio del interior, así como también trabajadores, estudiantes y pueblo en general

Niurka Bell Calzado, miembro del Buró municipal el Partido Comunista de Cuba en Santiago de Cuba, rememoró el histórico acontecimiento protagonizado por tres jóvenes revolucionarios, quienes desafiaron la muerte por alcanzar la plena y definitiva libertad de Cuba, en tanto ratificó el compromiso de las nuevas generaciones y el pueblo santiaguero de continuar siempre fieles a la Patria, el Socialismo y la Revolución.

Anuncios