Félix Varela, el que nos enseñó en pensar


Felix_varela

La frase “en pensar” confunde a varias personas, algunas expresan que no es así sino a pensar, pero es la primera frase la que el maestro sacerdote Félix Varela quiso para los cubanos, vamos a recordar pasajes de su vida:

Nace en La Habana, el 20 de noviembre de 1788, hijo de Don Francisco Varela y Peŕez, teniente del regimiento de fijos de La Habana, natural de Tordesillas, Castilla la Vieja, España, y de María Josefa Morales y Medina, santiaguera.[1] Félix era el tercer hijo y sus dos hermanas se llamaban María de Jesús y Cristina. En su bautismo católico fue nombrado Félix Francisco José María de la Concepción Varela y Morales.

Sus estudios de Música, Gramática, Latinidad, y Humanidades los inició con el padre Miguel O’Reilly, quien sin dudas ejerció una fuerte influencia sobre él.[1] Cuando llegó el momento de empezar sus estudios secundarios, Félix regresa a La Habana. Su padre había muerto y el abuelo soñaba con hacer de él un valiente y honrado militar, según la tradición familiar. Cuando tenía 14 años su abuelo le propuso empezar la carrera de cadete en una escuela militar, pero Varela pide entrar a un seminario para hacerse sacerdote.

Varela fue Preceptor de Latinidad de esa prestigiosa institución, y con posterioridad, Maestro de Filosofía, nombrado por el Obispo Espada. Organizó las tertulias literarias en las que compartió con sus alumnos los temas de cultura, filosofía, ciencia, y patria; sin dudas, sus materias preferidas. Por las mañanas impartía las clases de Filosofía, y por las tardes, las de Constitución.[1]

En 1804 se inscribe en la Universidad de La Habana, simultaneando estos estudios con los del Seminario. Recibe el grado de Bachiller en Filosofía y Artes y de Bachiller en Teología y, con posterioridad el de Licenciado en Filosofía. En este año su carrera eclesiástica fue muy notable. Recibe la primera tonsura de manos del obispo Espada en la Catedral de La Habana, bajo dispensa de edad.

Cuando en 1820, a raíz del establecimiento en España de la constitución de 1812, fue agregada la cátedra de Constitución al Seminario de San Carlos, la obtuvo por oposición. A los 32 años, el 18 de enero de 1821, el Padre Varela inaugura en el Seminario de San Carlos, lo que resultó ser la primera Cátedra de Derecho de América Latina. Los jóvenes de La Habana se apiñan en las puertas y ventanas donde Varela imparte las clases. Allí se enseña por primera vez en estas tierras la legalidad, la responsabilidad civil y el freno del poder absoluto. Allí se cultiva la semilla de liberación y dignidad humana que el Padre de las Casas había sembrado siglos atrás. El mismo Varela llama a estas clases “la Cátedra de la Libertad y de los Derechos Humanos, la fuente de las Virtudes Cívicas y la base del gran edificio de nuestra felicidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s